Donde Los Angeles Temen Pisar

Updated: Oct 10, 2019

-Inmigración, Población y la Pregunta sobre Identidad


Esta es una traducción del artículo original Where the Angels Fear to Tread.

Original por João L. R. Abegão

Traducción por Monica Lennon.


Palabras Clave: Crecimiento de la Población; Ecología Política; Inmigración; Identidad; Islam


“Inmigración es una de las cosas más importantes que están afectando todas las decisiones políticas, y todas las preocupaciones públicas a través de Europa. Es un enorme tema que eleva toda pegunta imaginable acerca de la sociedad en la que tu estas. Cuál es la sociedad en la que tu estas? Qué puede esta tolerar y qué no puede tolerar? Cuál es un aceptable nivel de inmigración? Cuál es el nivel que fundamentalmente altera una sociedad? Estas son preguntas masivas que nosotros apenas estamos comenzando a abordar.”


- Douglas Murray – The Strange Death of Europe (La Extraña Muerte de Europa) 23/05/2019, en Youtube


Nuestro mundo está cambiando. La estabilidad biofísica de nuestro medio ambiente esta gradualmente sucumbiendo. El Holoceno, el cual permitió a la humanidad prosperar puede llegar a parar abruptamente y con este nuestros sueños de mantener este aparato global y rápidamente creciente que llamamos civilización.


Enfrentando tan precaria y difícil situación, la población humana aun mantiene incrementándose aproximadamente 80 millones de personas cada año (ganancia neta), inescapablemente condenando a muchos a un destino absolutamente desconocida para el cálido recibimiento que nosotros hemos recibido en este planeta por mil años. Como resultado, multitudes serán forzadas a moverse en busca de refugio, seguridad, subsistencia y dignidad.


En mi trabajo previo, The Human Overpopulation Atlas (El Atlas de la Sobrepoblación Humana), yo trato de resumir el primer grupo de problemas creados e intensificados por la inescapable circunstancia de nuestros siempre-crecientes números. Esto me llevo a hacer borradores de capítulos acerca de los múltiples predicamentos ecológicos y medio ambientales que nosotros mismos hemos producido, en el estado del discurso y en el descuido y burla que lo rodea, y eventualmente, en como el proyectado crecimiento de la población humana combinada con todos los cambios biofísicos que están ocurriendo dentro de nuestro planeta inducirá millones a inmigrar. Por esta razón, el capitulo en inmigración fue titulado ‘Éxodo’.


Como yo describí en el Atlas, Éxodo terminó siendo un estudio preliminar de los temas que rodean inmigración. Para simplicidad y claridad, He decidido en mayor parte reducir mi estudio a los conductores Antropogénicos que han inducido el movimiento forzado de gentes de sus hogares en busca de otras tierras para reacomodarse. Sin embargo, esto es solo una pequeña mirada a la historia completa, y antes de ahondar en ello, una abreviada revisión del estado actual de los asuntos es justificada.


Datos actuales indican que en 2016 habían 40.3 millones de personas internamente desplazadas (PIDs) en el mundo y 22.5 millones de refugiados, con aproximadamente 227.6 millones de gente teniendo que ser desarraigadas debido a los peligros medioambientales de 2008 a 2016. Actualmente, solo estimados pueden ser supuestos, sin embargo con un clima inestable, los niveles del mar creciendo, la degradación ecológica, la inseguridad en comida y agua, el agotamiento de los recursos naturales y una creciente población humana, las proyecciones de cientos de millones o inclusive billones en movimiento para el final de este siglo están bien dentro de las expectativas concebibles.


De este modo, en el podcast Making Sense, el neurocientífico y filósofo Sam Harris fue acompañado por el autor y experto en clima Joseph Romm, quien indicó:


“Si el planeta se calentara 2ºC y parara nosotros probablemente nos adaptaríamos. Pero eso no significaría que probablemente 2 billones de personas no tuvieran que moverse, y estos números de refugiados climáticos serian una catástrofe. Nosotros vimos como 2-3 m

illones de refugiados de Siria voltearon las políticas globales al revés.”


Alternativamente, como el autor Jeff Goodell lo coloca en The Water Will Come: Rising Seas, Sinking Cities, and the Remaking of the Civilized World (El Agua Vendrá: Mares Crecientes, Ciudades Hundiéndose, y la Reconstrucción del Mundo Civilizado):


[Tal crecimiento en el nivel del mar]”creará generaciones de refugiados climáticos que harán parecer la crisis de refugiados de la guerra de Siria como una producción teatral escolar”


Tal pronostico sería, en todo por sí mismo, devastador para la gente que tiene que huir de estas condiciones y para aquellos cuyas vidas serán profundamente alteradas por las oleadas de inmigración. Sin duda, la humanidad debería hacer todo lo que esté en su poder para prevenir que tales escenarios nunca se desplieguen. Sin embargo, ya existen problemas con inmigración.


Un punto central en la discusión de tendencias actuales y futuras proyecciones con respecto a inmigración necesita ser establecido desde el comienzo. Esto es que ‘los números, la rapidez y la escala importan’ como el autor y comentarista político Douglas Murray nos recuerda (Yo citaré regularmente al Sr. Murray a través de esta pieza, porque él es una sobria y lúcida voz en los temas que estoy por introducir). Para señalar, en 2016, el Vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, reveló como el 60 por ciento de las llegadas alcanzando Europa eran consideradas como migrantes económicos, y no legítimos casos de estatus de refugiado. La privación económica, tan terrible como es, no constituye una justificable razón para reclamar asilo, la cual se define como una persona huyendo de la guerra, violencia conflicto o persecución. Entonces otra vez, Europa y su gente no puede posiblemente hacer frente a la ambición de millones de buscar sus costas. Es inevitable que el deseo de ser generoso con el mundo entero eventualmente entrará en conflicto con la justicia que la gente Europea merece. Como el Sr. Murray sostiene al ilustrar la dicotomía de las virtudes rivales (justicia y misericordia):


“En la búsqueda de ser misericordioso, nosotros hemos desistido de la idea que debe haber alguna justicia para gente de Europa.”

El sigue y añade:

“Puede Europa ser el hogar de cualquiera que se traslade a ella y quiera llamarla hogar? La respuesta es obviamente no. Nosotros básicamente pensamos para nosotros mismos si este continente puede seguir recibiendo gente, sin darnos cuenta que nosotros estamos en este bote salvavidas también. Nosotros necesitamos aclarar cuanta gente nosotros podemos salvar de las indudables terribles aguas alrededor de nosotros, cuales nuestros límites deberían ser y donde tristemente tenemos que decir ‘no’. Los botes salvavidas usualmente tienen esa advertencia de capacidad limitada, bien, nosotros no tenemos eso. No hay advertencia en Europa sobre su capacidad máxima. Lo que nosotros sí tenemos es que la gente en el bote, si ellos piensan que se está volviendo muy peligroso, tienen el derecho de decirle al capitán ‘pare de traer gente a bordo!’ Esa es la única válvula de seguridad que tenemos y si el capitán dice ‘Yo no los escuchare porque ustedes deben ser racistas’ entonces nosotros estamos en un verdadero problema.”


En esta medida, Yo encuentro pertinente explorar lo que las gentes de Europa están pensando acerca de la inmigración y cómo manejar un mundo en movimiento. Para comenzar, donde se paran los promotores de la población sostenible en estos temas?


Una Alianza Indeseable?


Uno de los principios centrales propuestos por el movimiento población sostenible (MPS) es la reducción de tasas de inmigración a países sobre desarrollados. Esto es descrito como el ‘Restriccionismo Maltusiano’, y es basado en el punto de vista que chequeos en la inmigración son éticamente justificables cuanto toman en cuenta la degradación del medio ambiente. Dado que los individuos en la mayoría de los países sobre poblados tienen algunos de los más altos índices de huella de carbono y huella ecológica de la humanidad entera, sucede que la inmigración hacia esos países creará más consumidores en la cima-de-la-cadena, exacerbando una ya inquietante situación de exceso. Considerando tal escenario, el MPS anima a los dos, decrecimiento del consumo per cápita (primero y principalmente en las naciones más ricas) así como en la reducción de las tasas de fertilidad a una escala mundial, por la decisión voluntaria de adoptar un modelo de pequeña-familia.


Casualmente, el otro grupo que ha hecho de la regulación en la inmigración la piedra angular su vocación han sido los presuntos gobiernos “populistas”, “nacionalistas” o de “ultra-derecha”. Ciertamente, países tales como Italia, Hungría, Polonia, Austria, Francia, Republica Checa, Estonia, Eslovenia, Alemania, Suecia, Finlandia, Los Países Bajos, Dinamarca, e inclusive España, han recientemente han presenciado la ascensión de un sentimiento conservador de ultra-derecha.


Su deseo de hacer más estrictas las políticas de inmigración viene de y abarca una amplia variedad de preocupaciones tales como cohesión social, cultura, y la discrepancia en valores liberales compartidos tales como libertad de expresión, separación de la iglesia y el estado, mujeres, minorías, y derechos del mismo sexo. También hay una aprensión sobre que la integración no ha sido tan exitosa como fue descrita iba a ser desde que los Europeos están preocupados por una voluntad en los inmigrantes de ‘querer ser distintos de nuestra sociedad’, creando sociedades paralelas en el proceso. La Religión Islámica está también bajo los microscopios de los ciudadanos europeos, con el Sr. Murray citando encuestas inquietantes en su debate con Bernard Henri-Lévi titulado Puede Europa Sobrevivir la Nueva Ola de Populismo?


· Una encuesta de 2013 en Alemania encontró que el 7% del público Alemán dijo asociar el Islam con tolerancia y respeto por derechos humanos.


· Otra encuesta de 2013 en Francia encontró que el 67% del público Francés piensa que el Islam es “incompatible con el estado Francés”. También, 73% de los Franceses en 2013 dijo ver la religión muy negativamente (la encuesta fue por supuesto efectuada antes de los ataques terroristas en Francia y otras partes).


· 68 del público Holandés dijo en el mismo año que hay “suficiente Islam en los Países Bajos”.


Adicional a todos estos puntos, los gobiernos están también reduciendo el influjo de inmigración debido al declive demográfico nativo. Como Shaun Walker explica The Guardian (El Guardián):


“Disminución demográfica es un problema en mucha sociedades de Europa Central y Oriental, con millones de personas dejando países tales como Hungría, Polonia, Rumania y Bulgaria en los años posteriores a su adhesión a la UE por salarios más altos en Europa Occidental. Esto, combinado con bajas tasas de nacimientos, ha contribuido al encogimiento de las poblaciones y a avivar los miedos de comunidades moribundas a través de la región.”


La yuxtaposición de una población nativa declinando, el deseo de millones de llamar Europa su hogar, como también la diferencia en la tasa de nacimientos entre nativos y los nacidos en el extranjero, ha inflamado la ansiedad de reemplazo de la población como una preocupación real para estas naciones. El Primer Ministro de Hungría ha afirmado:


“En toda Europa hay menos y menos niños, y la respuesta del Oeste a esto es migración. Ellos quieren que entren tantos migrantes como la cantidad de niños que faltan, Así los números sumaran. Nosotros los Húngaros tenemos diferente forma de pensar. En lugar de solo números, nosotros queremos niños Húngaros. Migración para nosotros es rendición.”


Cada uno de estos temas es un campo minado contemporáneo por sí mismo. Aquellos que han sostenido tales posiciones o han tratado de analizar su legitimidad ha sido repetidamente caracterizado como racistas, xenófobos, intolerantes, sectarios o nacionalistas, o por lo menos invitando a la cautela sobre motivos encubiertos o son acusados de ‘proximidad’ con individuos menos favorecidos. Yo no solo resisto la tentación de simplemente marcar estas preocupaciones como racistas y otros (aunque ciertamente existen aquellos individuos que sostienen tales actitudes), sino que me encuentro escéptico ante la infantil ‘justificación’ que de repente millones de Europeos han encontrado atractivo el gravitar hacia tales puntos de vista. Alternativamente, se sugiere a menudo que ellos están siendo engañados por demagogos irresistibles y encantadores, en lugar de una explicación más racional que los ciudadanos del continente están cambiando sus puntos de vista por ellos están presenciando una realidad que los políticos no pueden completamente entender.


Mucho más inquietante debería ser el ‘cordón sanitario’ que ha sido impuesto alrededor de la discusión de estos problemas heterogéneos y complejos, lo cual parece ser una forma de evasión y de profunda deshonestidad intelectual para no tener que tratar con temas incómodos. De acuerdo con ello, los beneficios de la inmigración han resonado y han sido reforzados por décadas, mientras otras menos favorables peculiaridades han sido sistemáticamente sofocadas o reservadas para las más desagradables franjas del discurso. A pesar de ello, no debería ir sin decir que hay abundantes ventajas para los individuos y las sociedades que emergen de la inmigración y la exposición a otras culturas también como incontables casos en los cuales la gente asimila y se vuelve tan Europeo como cualquier otro individuo nativo.


La intención de este ensayo debería hacerse clara. Las voces impartiendo nociones conservadoras acerca de que las sociedades y las culturas son de un material frágil y deberían ser manejadas con cuidado han sido consistentemente despreciadas, tergiversadas y suprimidas. Individuos y gobiernos por igual que sostienen tales puntos de vista deberían recibir un juicio adecuado, desde que no solo estamos hablando acerca de naciones soberanas, quienes tienen todo el derecho y poder de gobernarse a ellos mismos y decidir su composición demográfica sin interferencia externa, sino que también es el caso que estos gobiernos ha sido también elegidos democráticamente.


El objetivo aquí es auditar estas consideraciones y dejar que el lector juzgue su legitimidad y así los defensores de una población humana sostenible y el movimiento por si mismo puedan decidir si hay suficientes bases en común y si los desacuerdos no son muy extensos para que una alianza viable y un entendimiento mutuo puedan ser hechos. Juzgando por la urgencia y la dimensión de las amenazas que enfrentan la humanidad y el mundo vivo, debería el MPS intentar construir puentes con estas partes y el impulso social que ellos disfrutan, o causaría tal tipo de acuerdo más daño que bien, llevándose así el limitado apoyo que el movimiento disfruta? Teniendo en cuenta que dos de los más significantes ganadores de las recientes elecciones Europeas parecen haber sido ambos los partidos Verdes y los partidos de Centro-derecha/Derecha, la sugerencia para seguir adelante seria que ambos frentes contemplaran unir esfuerzos. Si esto sucediera, la derecha podría abrazar las preocupaciones medio ambientales que han sido por un largo tiempo patrocinadas por políticos con tendencias izquierdistas, mientras ellos mismos traerán a la mesa sus consideraciones conservadoras.


Apología


Reducciones en las tasas de inmigración son un objetivo común, aunque ambas están siendo animadas en campos completamente diferentes. Demostrablemente, una y otra vez los residentes de Europa (y el mundo entero) han afirmado sus preocupaciones con respecto a la inmigración, claramente manifestando su ansiedad y voluntad de permitir ‘menos o ninguna inmigración’ o ‘más o menos los mismos’ números (aquí, aquí, aquí). Para captar el ánimo detrás de este interés en reducir la inmigración a Europa, uno debe primero considerar porque el continente ha mantenido las altas tasas de inmigración por tanto tiempo a pesar de las solicitudes del público? El Sr. Murray sugiere que hay una división entre los ciudadanos y sus representantes elegidos, con el último ignorando un esencial principio de democracia, que los lideres escuchan al público y actúan en su representación.


Por ejemplo, una encuesta efectuada por Proyecto 28 reunió las opiniones de 1000 encuestados en cada uno de los 28 países de la UE, y más de tres cuartos (78 por ciento) de los ciudadanos de la UE favorecieron una posición más estricta en la protección externa de la frontera, con el número elevándose de nueve a diez en los países de Europa central y oriental. Por no decir nada sobre la encuesta que reveló una mayoría de Europeos queriendo una prohibición hacia los países con mayoría Musulmana, después de que la administración Trump enlistó varias naciones en una prohibición de viaje. De los diez países encuestados, solo dos de ellos, España y Gran Bretaña no obtuvieron una respuesta positiva mayoritaria a la pregunta “toda inmigración adicional desde países en su mayoría Musulmanes debería ser parada”. Estos alcanzaron solamente 41 y 47 por ciento, respectivamente.


La alienación entre el público y la clase política, en el tema de inmigración, puede explicar porque los pocos políticos que ciertamente actúan en representación de su electorado parecen obtener tanto apoyo aun si estos terminan defendiendo políticas cuestionables y cayendo en el lado derecho del espectro político. Un ejemplo que particularmente se ajusta seria aquel de una entrevista entre un Miembro del Parlamento Polaco y Vice-Presidente del Grupo Conservador en el Consejo de Europa, Dominik Tarczyński, y la presentadora de noticias Cathy Newman:


- Cathy Newman: “Cuantos refugiados ha recibido Polonia?”


- Dominik Tarczyński: “Cero.”


- CN: “Y usted está orgulloso de ello?”


- DT: “Si usted me está preguntando acerca de la inmigración ilegal Musulmana, ninguno, ni siquiera uno vendrá a vendrá a Polonia, y nosotros no recibiremos ni siquiera un Musulmán porque eso fue lo que nosotros prometimos […] esto es lo que nuestra gente está esperando de nuestro gobierno, esta es la razón por la cual nuestro gobierno fue elegido […] nosotros podemos ser llamados populistas, nacionalistas, racistas, no me importa. A mí me importan mi familia y mi país.


Si los políticos ya temen adentrarse en el tema de la inmigración, entonces los posteriores resultados demográficos y de crecimiento de la población étnica (bien sea proveniente de la inmigración o de tasas de fertilidad más altas) están fuera de los límites de la mayoría de los líderes elegidos. Aun, la población de Europa (70 por ciento) reconoce que el ‘rápido crecimiento en la población de Musulmanes’ es un riesgo para Europa ya sea ‘algo serio’ o ‘muy serio’.


Otra vez, esto no es decir que integración no es compatible con individuos de la fe Musulmana o que uno deba endosar una política de cero-tolerancia a la inmigración. Sin embargo, la sistemática estigmatización de las preocupaciones acerca de inmigración como racistas, nacionalistas o populistas, en lugar de la concesión de que la gente puede haberse dado cuenta de algo, merece la pena ser ahondada.


Isaac Asimov es acreditado con la cita: “Tus suposiciones son tus ventanas al mundo. Límpialas de vez en cuando, o la luz no entrará”. Igualmente, la suposiciones Europeas con respecto a las demográficas de los grupos étnicos, particularmente aquellos que están cada vez mas alcanzando Europa desde áreas como

el Sub-Sahara, el Medio Oriente y Asia, o el crecimiento de la población Musulmana y la amenaza de ‘Islamización’ del continente, son correctas o están ellas necesitando una pequeña limpieza? Se requiere un análisis de la evidencia.


A finales de 2017, el Centro de Investigación Pew publicó el estudio “La Población Musulmana Creciente de Europa”, el cual consistió en tres diferentes modelos de proyecciones de crecimiento de la población dependiendo de los futuros niveles de inmigración. El estudio comienza declarando que:


“Aun si toda la inmigración hacia Europa fuera inmediata y permanentemente detenida – un escenario de “cero migración”- aun así se esperaría que la población Musulmana de Europa creciera de su nivel actual de 4.9% a 7.4% para el año 2050. Esto es porque los Musulmanes son más jóvenes (13 años, en promedio) y tienen más alta fertilidad que otros Europeos (un niño mas por mujer, en promedio), reflejando un modelo global.”


Naturalmente, un escenario de cero-migración no es probable que suceda. En consecuencia, el Centro de Investigación Pew surgió con dos escenarios adicionales. El escenario “medio” se basa en la asunción de que todos los flujos de refugiados cesen, pero los niveles de migración “regular” a Europa continúen (i.e., migración económica). Bajo tal condición, la población Musulmana podría esperarse alcanzar 11.2% de la población de Europa para 2050. Por último, un escenario de “alta” migración pronostica que el flujo record de refugiados hacia Europa entre 2014 y 2016 continuará con la misma composición religiosa, en adición al flujo “regular” de inmigración ya delineado en el escenario “medio”. En tal escenario, los Musulmanes podrían elevarse al 14% de la población de Europa -casi el triple del porcentaje actual- en un periodo de tres décadas. Igualmente, habrá también diferencias importantes entre la demografía de cada país, con países tales como Alemania, Suecia, Francia, el Reino Unido, Italia y Noruega manteniendo un porcentaje por encima del promedio en ambos escenarios “medio” y “alto”.


En esta medida, no es enteramente incoherente para los individuos en Europa el estar mostrando intranquilidad con respecto a los prospectos demográficos del continente y alineándose ellos mismos con partidos políticos de la derecha desde que estos parecen ser los únicos dirigiendo su atención hacia este tema. Esquivar esta conversación o contaminar estos miedos solo como xenofobia, racismo o fanatismo, no es solamente intelectualmente perezoso sino que también aviva otros puntos de vista más extremos. A pesar de ello, las preocupaciones sobre reemplazo demográfico son solamente la punta del iceberg. Sobre lo que un segmento de los ciudadanos de Europa parece estar genuinamente preocupado es sobre las fallas de integración y el levantamiento de sociedades y valores paralelos; la presión de aceptar el multiculturalismo; y si Europa recibe al mundo, terminara ella pareciéndose a Europa o al resto del mundo?


Fuera de los Límites?


En 2017 en su libro best-seller ‘La Extraña Muerte de Europa – Inmigración, Identidad, Islam,’ Douglas Murray constantemente divulgó con tristeza como comentadores y detractores por igual se dedicaron ellos mismos a los factores de inmigración e Islam, mientras que fueron completamente indiferentes o evasivos hacia su tesis sobre el componente Identidad.


El Sr. Murray hace uso de la analogía sobre la nave de Teseo para representar el enigma de la identidad de Europa. Como la nave en la que Teseo navegó se deterioro, los Ateneos reemplazaron las partes originales con nuevas. En este experimento imaginario, la pregunta de identidad se levanta. Si todas las partes originales de la nave fueron reemplazadas, permanece esta fundamentalmente como el mismo objeto? Hasta que punto estos cambios hacen el objeto original irreconocible? De esta manera, El Sr. Murray argumenta que con los cambios por los que el continente está pasando, hasta que punto en el futuro Europa parará de ser Europa y se convertirá el algo más? Tal vez nosotros deberíamos pensar menos en nuestras sociedades como esas flexibles estructuras que pueden soportar cualquier monto de transformación y aun mantener su integridad intacta, y más como frágiles ecosistemas que pueden fácilmente romperse si nosotros comenzamos a fragmentarlas.


Garett Jones, autor, destacado académico y profesor, ha escrito extensivamente sobre inmigración y como los países receptores cambian en el proceso. El formula varias preguntas:


“Que pasa en el muy largo plazo? Cómo los inmigrantes dan forma a la cultura de sus nuevas patrias, importarán ellos más que solamente nuevas gastronomías étnicas? Harán los inmigrantes los países a los que ellos se mudan mucho mas como los países de los que ellos vinieron?


Como Douglas Murray describe en La Extraña Muerte de Europa:


“Deambular por el distrito de Saint-Denis hoy es ver un distrito más parecido a África del Norte que a Francia. La plaza de mercado afuera de la basílica es un mercado árabe más que un mercado. Los puestos venden diferentes estilos de hiyab y grupos radicales entregan literatura en contra del estado. Esta área tiene una de las más altas poblaciones musulmanas en Francia, alrededor de 30 por ciento […] El mismo sentimiento asaltará a cualquiera viajando a través de ciertos pueblos de Inglaterra del Norte, o barrios de Róterdam y Ámsterdam. Hoy en día esto puede también ser experimentado en los suburbios de Estocolmo y Malmö. Estos son lugares donde el inmigrante vive, pero que no tienen parecido con las